21.3.07


Satélites Solares


La idea de instalar satélites solares en el espacio no es nueva, ya hace muchos años que fue planteada y Gerard K. O'Neill, al desarrollar sus ideas en los años setenta, contaba con que éste fuese el motivo principal que podría atraer las inversiones de gobiernos y empresas privadas. Por desgracia, en la época en que O'Neill hizo su estudio, el coste de lanzamiento era muy superior a lo que es hoy en día y el riesgo de accidente era muy superior al actual, por lo que la idea fue aparcada hasta que las condiciones económicas lo permitieran.Y las condiciones económicas parecen estar a punto.


Japón, país en el que las inversiones a largo plazo son mucho más habituales que en ningún otro sitio, ha hecho sus cuentas y tiene casi a punto el primer satélite de energía solar que será lanzado seguramente en el transcurso del año 2.000.Será un modelo pequeño, pero será el prototipo de los que vengan a continuación.


Un satélite solar de un Km. de lado puede producir energía eléctrica suficiente para abastecer a una ciudad de un millón de habitantes, pero no vamos a hacer nada tan grande, para empezar será suficiente con unos diez mil metros cuadrados, es decir un cuadrado de cien metros de lado.Para construirlo será preciso lanzar todas las piezas al espacio, ocupando el volumen de varias lanzaderas. Al llegar a Alfa se ensamblarán las piezas, se colocarán los paneles y se situará en órbita.A partir de ahí sólo hay que mantenerlo perpendicular a los rayos solares y la antena emisora de microondas apuntando hacia la Tierra.


Sería conveniente que la órbita fuese geoestacionaria, al menos al principio, cuando sólo va a haber una antena receptora en la superficie terrestre, de tal forma que el satélite siempre esté situado sobre la antena receptora.En el centro del satélite hay un módulo de mando y un sistema de giróscopos que mantendrán los paneles siempre orientados al sol.Toda la energía captada por los paneles solares es convertida en un rayo de microondas que se mantendrá siempre apuntando a una antena receptora que habrá en la superficie terrestre.



En la imagen podemos ver un prototipo construido por los japoneses para demostrar el funcionamiento del satélite solar que planean lanzar en el año 2.000.En la parte superior están los paneles fotovoltaicos que transforman la luz en electricidad.En la misma estructura se encuentra una emisora que envía un rayo de microondas a la antena receptora que se ve en la parte inferior de la fotografía.En esta antena el rayo de microondas es vuelto a convertir en energía eléctrica que se envía a la red eléctrica convencional.

No hay comentarios.: